viernes, 11 de agosto de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: Gonzalo Oyarzún



ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: 
Gonzalo Oyarzún



Gonzalo Oyarzún
Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas DIBAM (Chile)



¿Cómo podrías definir "Biblioteca Social"?
La Biblioteca Social es aquella que pone en su centro a las personas, es la que se conecta con su entorno y su comunidad para, desde allí, diseñar sus programas y sus servicios. En este sentido, la biblioteca pública contemporánea es indisociablemente social, su espacio, sus servicios y todo su quehacer se vincula íntimamente con el desarrollo de las personas, sus barrios, su ciudad, en la región en que habitan. A veces solemos decir que las bibliotecas cambian la vida de las personas; eso puede ser excepcionalmente cierto, pero ocurre rara vez. Prefiero pensar que las bibliotecas están con la gente, han crecido con sus vidas, sus lecturas, acompañándola en sus estudios, en su trabajo, en su salud, en su búsqueda de entretenimiento, de participación política, de relaciones personales. Una biblioteca como historia de nuestras vidas; esa es para mi la biblioteca social.

¿Desde cuándo empezaste a escuchar este término?
Desde mediados de la década de los noventa, el concepto de biblioteca se comenzó a vincular más estrechamente a una función social. Ello como respuesta también a las buenas prácticas que en esa época era posible identificar de diferentes bibliotecas de Latinoamérica y Europa: Colombia, Chile, España, Francia y especialmente Finlandia, aunque en esos años se planteaba de manera distinta. Hoy el termino ha adquirido un valor completamente diferente: la biblioteca irrumpe en la vida de las personas, otorgándole oportunidades que otros espacios no le dan: la biblioteca en donde ya no sólo voy a hacer los deberes de la escuela, sino un espacio donde puedo mejorar mi calidad de vida. Y eso es una responsabilidad muy grande.

¿Como ves la situación general de la Biblioteca Social en España?
Son muchas las bibliotecas que ya, desde hace un par de décadas, comenzaron a explorar en ámbitos distintos a los asignados tradicionalmente. En un principio de trataba de ciertos servicios acotados, sin salirse muy fuertemente de los roles tradicionales de la biblioteca. Hoy la realidad nos pone ante desafíos mayores: la realidad de las migraciones, el rol de los espacios públicos en tanto espacios democráticos y para todos, la tensión puesta en las bibliotecas desde políticas culturales especialmente respecto de su presupuesto, la creciente demanda social por derechos ciudadanos o comunitarios pone a la biblioteca en un eje que la puede transformar en un centro fundamental de la sociedad.


¿Qué esperas de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?
Tengo muchas ganas de estar allí, poder conocer a los bibliotecarios y toda su rica experiencia. Este tipo de encuentros es muy bueno porque uno puede aprender mucho de las distintas experiencias , tomar ideas, adaptarlas y replicarlas luego en tu país o en tu localidad. Aunque uno de los valores más importantes está también en la reunión, en el dialogo que se da en el espacio no formal de las Jornadas, en la pausa del café, en las comida o por las noches, es posible entablar confianzas, conocer personas intercambiar teléfonos y correos. Y allí está la fortaleza de encuentros como este, en la capacidad de crear redes.


¿Qué te parece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?
Creo que no soy la persona más adecuada para evaluar el trabajo que realiza o ha realizado la Asociación Andaluza de Bibliotecarios y nada me molestaría más tener que hacerme un juicio desde documentos o por comentarios de otros. Sin embargo y pese a ello, me gustaría señalar sólo dos asuntos que llaman mi atención y podrían ayudar a encontrar la respuesta, al menos para alguien como yo, un forastero del otro lado del Atlántico. El primero es la persistencia; estar allí, perseverar, continuar cuando tantas veces menguan los ánimos y los presupuestos, seguir pese a todo, ello es una cualidad indispensable e irremplazable. El segundo es la búsqueda de poner nuevos temas sobre la mesa. Ello revela el querer desafiarse, el riesgo, el vértigo. Ambas cosas me hacen pensar que algo huele bien en Andalucía.


¿Cree que es necesario conocer el ROI de nuestras bibliotecas para justificar socialmente la inversión en nuestros servicios?
Quienes trabajamos en bibliotecas sabemos perfectamente la riqueza de nuestro servicio, su infraestructura, sus colecciones, la calidad de atención. Y nos esforzamos diariamente en ampliar nuestra cobertura con productos innovadores, con extensión de nuestro horario, con actividades atractivas para diferentes grupos de la comunidad o saliendo más allá de nuestros muros, atendiendo a un público que jamás habría podido venir a disfrutar de nuestros servicios. Pero si no somos capaces de poner en valor todo ese inmenso trabajo, siempre estaremos amenazados, ante una crisis económica o una autoridad desinteresada, a sufrir recortes o definitivamente de un cierre. Poner en valor la biblioteca significa ser capaces de medir el impacto de nuestros servicios, de explicar, en términos técnicos comprensibles para los tomadores de decisiones, que la biblioteca no sólo crea capital cultural sino también genera capital social, político y hasta económico. La biblioteca no es un articulo suntuario; mejoran la calidad de vida, generan oportunidades de negocios, salvan vidas humanas, mejoran la salud, alcanza mejores niveles de educación, conecta personas contribuyen significativamente a la felicidad de la comunidad. Y eso debemos ser capaces de mostrarlo con estudios, con gráficos, con números. La biblioteca no es poesía, es una herramienta indispensable para el desarrollo de la comunidad.


¿Cuales serían los puntos clave para mejorar la imagen de las bibliotecas ante la sociedad?
En mi opinión y producto de mi experiencia como bibliotecario, creo que la clave para las bibliotecas es que se adentren en las comunidades que atienden, entiendan sus pulsiones y necesidades, sean capaces de diseñar y poner a disposición servicios que permitan que esas comunidades se apropien de la biblioteca, la hagan suya, la incorporen en sus prácticas diarias, creen nuevos servicios y se vuelva un espacio trivial para ellos. Si la comunidad que rodea una biblioteca, sea del tipo que sea, la siente como algo propio, como parte de su vida, esa comunidad será su mejor sostenedora, su mejor defensora, porque la biblioteca será de la piel de ese grupo humano, será su casa y su historia, será su plaza y su habitación. Y no hay mejor imagen para una biblioteca cuando esta está construida a imagen y semejanza de aquellos a quienes sirve.






miércoles, 2 de agosto de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: Pedro López López



ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: 
Pedro López López


Pedro López López
Universidad Complutense de Madrid. Facultad de
Ciencias de la Documentación




¿Cómo podrías definir "Retorno de la Inversión en Bibliotecas"?
¿Desde cuándo empezaste a escuchar este término?
¿Algún proyecto que te haya llamado la atención?
¿Cree que es necesario conocer el ROI de nuestras bibliotecas para justificar socialmente la inversión en nuestros servicios?
Las cuatro primeras preguntas prefiero no contestarlas porque no comparto la visión económica-neoliberal que nos obliga a justificar económicamente todo. Creo que la justificación de un servicio público como la biblioteca no debe atenerse a criterios economicistas. La biblioteca pública mejora la sociedad haciéndola más culta, más tolerante y más democrática. Son valores que no pueden someterse a una visión contable. El ser -para una persona o para un pueblo- más culto, mejor ciudadano, etc., no pasa por una justificación contable. Yo recomiendo a una persona estudiar aunque sepa que va a trabajar toda la vida ajustando tornillos, sirviendo barras de pan o fregando platos. Entiendo que la lectura, a la que se accede partiendo de un nivel cultural, mejora la calidad de vida, las relaciones sociales, la vida en comunidad (familia, pareja, vecinos, compañeros de trabajo…).
El sistema educativo (incluyo aquí a las bibliotecas) no tiene por qué estar sometido exclusivamente a una rentabilidad económica que haya que demostrar para “justificarse” ante la sociedad. En la universidad, con este argumento se han modificado los consejos sociales y los criterios para evaluar la docencia, los cursos de verano y otras actividades, con vistas a –se dice- rendir cuentas ante la “sociedad”, pero rascando un poco, se ve que esta “sociedad” es el mundo empresarial.
La biblioteca mejora la comunidad, la hace más culta, no hay nada más que justificar. Hay que creer en ello aun con experiencias tan amargas como el nazismo, donde los jerarcas eran refinadamente cultos. Igual que no puede justificarse por qué hay que ser buena persona -se trata de un axioma que no puede discutirse-, tampoco pueden emplearse argumentos contables para justificar la biblioteca. Entiendo que otros tengan que hacerlo, presionados por los recortes, por la eterna relegación de este servicio público, pero para este tipo de justificaciones ante los responsables políticos están otros (responsables de bibliotecas, sobre todo), yo me quedo en el discurso  de La utilidad de lo inútil el extraordinario libro de Nuccio Ordine, o con la máxima machadiana que pide no confundir valor y precio; insisto, todo no se puede tasar con criterios contables.


¿Cuáles serían los puntos clave para mejorar la imagen de las bibliotecas ante la sociedad?
Sin entrar en cuestiones de “marketing”, creo que la biblioteca debe intentar formar parte del tejido social de su comunidad, convirtiéndose en un foco cultural, en un lugar de encuentro donde los vecinos disfruten de un espacio público no sometido a las leyes de la mercancía. Debe impulsar actos culturales, debates culturales y políticos, presentaciones de libros, etc., y acoger actos del barrio o municipio que sirvan para construir ciudadanía. Creo que la perspectiva de la ciudadanía no debe ceder a la perspectiva del consumo. Si la biblioteca está presente en la sociedad, prestando su espacio a este tipo de actividades, será valorada por esta. En 2010 publiqué en la desaparecida revista Educación y Biblioteca (nº 176) un artículo cuyo título era ¿Reconocimiento social sin compromiso social? En el artículo decía:
“Una de las quejas más extendidas en las profesiones del ámbito de Biblioteconomía y Documentación es, sin duda, aquella que se refiere a su escaso reconocimiento social. Desde mi punto de vista, nos encontramos ante una queja que tiene su razón de ser, pero que  a menudo es formulada por aquellos que muy frecuentemente dan la espalda a problemas sociales que requieren compromiso social. En mi opinión, sin compromiso social no puede exigirse reconocimiento por parte de la sociedad.”
Sigo en esta posición, pensando que la biblioteca debe “mojarse” en los problemas y debates sociales y políticos (entendida la política no un sentido partidista o sectario, por supuesto), promocionar los derechos humanos, los valores democráticos y el ejercicio de la ciudadanía. Y también creo que debe ser un “espacio de resistencia” ante la mercantilización de todos los espacios y actividades humanas que impulsa el capitalismo neoliberal que tenemos encima. La biblioteca debe intentar quedar fuera de esa lógica mercantilista y ser un lugar gratuito y de acceso universal.


¿Qué esperas de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?
Lo que se espera de este tipo de actividades: que sea un lugar de encuentro y de intercambio fecundo de reflexiones y puntos de vista que no tienen por qué coincidir, pero que en su pluralismo nos enriquece a todos. Igualmente, también es agradable conocer en persona a otros profesionales y experiencias.


¿Qué te parece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?
Sinceramente, no me considero con criterio para responder a esta pregunta, no conozco suficientemente la gestión de la AAB. Creo, en todo caso, importante el papel de las asociaciones profesionales para defender y representar a la profesión ante la sociedad, para impulsar el reciclaje profesional y para fomentar los debates propios de la profesión.



jueves, 27 de julio de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: Francisco Javier García Gómez
.


Francisco Javier García Gómez
Bibliotecas Municipales de San Javier (Murcia)
Universidad de Murcia. Facultad de Comunicación y Documentación

¿Cómo podrías definir "Biblioteca Social"?
Biblioteca Social es un concepto relativamente novedoso en nuestro entorno, al menos, con esa expresión. Bajo mi punto de vista, Biblioteca Social hace referencia al compromiso social que ofrecen las bibliotecas hacia la sociedad, especialmente hacia los grupos sociales en riesgo de exclusión social. La sociedad que dibujan hoy en día las tecnologías de la información propicia nuevas formas de exclusión social que se suman a las ya existentes. También desde este ámbito, la función social de las bibliotecas es y debe ser relevante. En los últimos tiempos se ha producido un interés en este enfoque de trabajo bibliotecario y son muchas las publicaciones y aportaciones que se están haciendo. Por supuesto, es obligada la referencia a la Fundación Biblioteca Social

¿Desde cuándo empezaste a escuchar este término?
Como digo, es un concepto algo novedoso al menos como expresión. La idea de compromiso social de la biblioteca es algo innata a la misma (incluso desde la concepción tradicional de biblioteca como espacio de fomento e impulso del hábito lector, que tiene una claro valor social). Es a raíz de la creación de la Fundación Biblioteca Social, cuando el concepto tiene mayor visibilidad, al menos, cuando se nos hace a todos mucho más familiar y habitual

¿Como ves la situación general de la Biblioteca Social en España?
Estamos comenzando, dando los primeros pasos. Existen ya experiencias de gran valor que refuerzan el papel social de las bibliotecas. Precisamente, el mapa de proyectos de la Fundación Biblioteca Social es un buen escaparate para conocer más sobre el trabajo bibliotecario que en esta línea, va dando sus primeros frutos.

¿Algún proyecto que te haya llamado la atención?
Los proyectos que aparecen recogidos en el mapa de proyectos de la Fundación Biblioteca Social son todos muy interesantes, algunos incluso realmente innovadores. Me quedo especialmente con aquellos centrados en el grupo social de las personas mayores, un colectivo tradicionalmente desatendido por las bibliotecas y que más dificultades está teniendo de incorporarse a la nueva sociedad que diseña el nuevo contexto informacional y digital

    ¿En cuanto a Andalucía, en qué nivel crees que están las bibliotecas en cuanto al compromiso social?
No conozco en profundidad el trabajo bibliotecario que se desarrolla en Andalucía. Sí conozco experiencias puntuales que merecen reconocimiento y necesitan más visibilidad. Creo que la visibilidad del trabajo bibliotecario en Andalucía necesita mejorarse, como en el resto de la geografía española.

¿Qué esperas de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?
Un encuentro profesional como este genera siempre expectativas. El colectivo bibliotecario creo que es cada vez más consciente de la necesidad de conocer el trabajo que se desarrolla en otras bibliotecas y en otros ámbitos de índole social. Compartir experiencias, inquietudes, ideas, proyectos, ayuda a hacer al colectivo bibliotecario más eficiente en su trabajo diario.

¿Qué te parece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?
La Asociación Andaluza de Bibliotecarios es una de las asociaciones profesionales bibliotecarias con más solera, al menos esa es mi impresión. Creo que está realizando un trabajo muy loable por la profesión y por el colectivo en el contexto andaluz. De hecho, son un espejo en el que reflejarse para otras asociaciones y profesionales del ámbito de las bibliotecas.



lunes, 24 de julio de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: 
Adela D’Alos-Moner Vila


Adela D'Alos-Moner Vila
Fundación Biblioteca Social




¿Cómo podrías definir "Biblioteca Social"?
La biblioteca pública que se implica en su comunidad realizando proyectos y actuaciones dirigidos a los colectivos más vulnerables.

¿Desde cuándo empezaste a escuchar este término?
En países nórdicos y anglosajones hace tiempo que se utiliza. Quizás lo empecé a oír hace unos 40 años.

¿Como ves la situación general de la Biblioteca Social en España?
Está en sus inicios. Creo que queda mucho camino por recorrer, pero es necesario destacar que hay muchas iniciativas de bibliotecas públicas muy interesantes y que se visibilizan poco.
En el Mapa de proyectos para la inclusión social pueden verse muchas iniciativas:http://fundacionbibliotecasocial.org/es/categories-map/convocatoria-2016-es/


¿Algún proyecto que te haya llamado la atención?
Me han llamado la atención varios proyectos. Me costaría centrarme sólo en uno; por ejemplo, un proyecto de alfabetización específico para colectivo gitano, un proyecto para personas mayores que viven aisladas y solas, el de la Biblioteca del Retiro de Madrid, que ha ganado el premio este año, etc.

¿En cuanto a Andalucía, en qué nivel crees que están las bibliotecas en cuanto al compromiso social?
No puedo opinar aun. Creo que hay bastantes iniciativas pero no las conozco suficientemente. Deberían presentarse al Premio “Biblioteca pública y compromisos social” que convocamos cada año.

¿Qué esperas de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?
Compartir conocimiento y experiencias con colegas que creen en el importante papel de las bibliotecas públicas y que tienen sensibilidades sociales similares.

¿Qué te parece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?

Creo que tanto AAB, como todas las asociaciones profesionales, realizan una labor muy importante para consolidar la visión que la sociedad tiene de las bibliotecas y de los bibliotecarios. Aunque en algunos casos puede no obtenerse un beneficio directo de ellas, hay que asociarse: sólo con colectivos organizados y fuertes es posible avanzar.


martes, 18 de julio de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: 
Rafael Méndez Andreu


Rafael Méndez Andreu
Biblioteca Pública Municipal de Cartaya (Huelva)


¿Cómo podrías definir "Biblioteca Social"?

La función social de la biblioteca es inherente a la biblioteca misma desde el mismo momento en que se funda o instaura en un municipio o entidad. El concepto social y el concepto biblioteca van indisolublemente unidos. La Biblioteca se inserta en el tejido social de la comunidad en la que se inserta y a la que a la vez sirve.  La biblioteca es un centro eminentemente social y de encuentro e integrador de diferentes culturas, estimulador y dinamizador de la lectura, pero también es un espacio  de encuentro de los agentes sociales del municipio:   centro de servicios sociales, benéficos, escolares y educativos, terapéuticos (como centros de ayuda a drogodependientes y toxicomanías o discapacitados), sociolaborales (como los centros de formación de empleo juvenil o talleres escuela), todo ello claramente compaginado con una oferta bibliográfica adecuada y organizada.
Biblioteca social por tanto puede ser aquella que, ofertando una adecuada selección bibliográfica para la comunidad en la que sirve y en la que radica, sea centro de encuentro, dinamizador e integrador de los diferentes agentes sociales, culturales y educativos que radican en dicha comunidad.

¿Desde cuándo empezaste a escuchar este término?

Desde que comencé a prepararme el examen de acceso a  la plaza de bibliotecario, pues entre la bibliografía que utilicé se encontraban los boletines de la ANABAD, en uno de los cuales había un llamativo e interesante artículo de Pérez Rioja titulado Penetración social del concepto biblioteca. (Madrid: DGAB, 1954

¿Como ves la situación general de la Biblioteca Social en España?

La biblioteca tiene una misión social importantísima, y cualquier época y momento es bueno para encauzar esa función, muy especialmente lugares de cohabitación de personas procedentes de otros países y culturas.   En el momento actual, de general crisis económica y de valores, y  en una sociedad que cada vez parece menos tolerante, La biblioteca se enfrenta a un reto que debe aprovechar, esforzándose y trabajar  por dinamizar, estimular y difundir las herramientas que posee entre los componentes de los centros socioculturales, sociolaborales, y socioeducativos existentes en el municipio.

¿Algún proyecto que te haya llamado la atención?

Entre los proyectos que más me han llamado la atención, y desde luego en el que también he trabajado mucho, ha sido el de las bibliotecas interculturales de Andalucía, por su contribución enriquecedora al encuentro entre diferentes culturas en el  seno de la biblioteca.

¿En cuanto a Andalucía, en qué nivel crees que están las bibliotecas en cuanto al compromiso social?
 Las bibliotecas en Andalucía si asumen un compromiso social importante, y gracias solo al interés, buena disposición  y compromiso del personal que las atienden.  No obstante, falta una mayor implicación de los agentes políticos para avanzar en este tema.

¿Qué esperas de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía?

Pues espero que surja un compromiso firme de exigir a los poderes públicos y políticos una mayor implicación y  apoyo a las bibliotecas en aras del interés y función social de las mismas.

¿Qué te parece el trabajo de la AAB en favor de la profesión?


Me parece un trabajo magnífico y una labor enormemente enriquecedora y  de apoyo a los profesionales de las bibliotecas

lunes, 10 de julio de 2017

ENTREVISTAS CON LOS PONENTES Y COLABORADORES DE LAS XIXJBA: 
Ana Real Duro



Ana Real Duro
Coordinadora del Comité Científico de las XIXJBA



¿”Biblioteca social, bibliotecas y sociedad”, lema de las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía, en qué lugar crees que se encuentra ahora mismo la profesión? 


Los profesionales de nuestro sector, en la actualidad están soportando un cambio profundo en sus funciones, tareas, perfiles. Nos encontramos en un escenario fruto de los años de crisis institucional, en el que las bibliotecas y los bibliotecarios se han transformado en canalizadores de necesidades, ideas. La sociedad, las instituciones acuden a nuestros centro para mucho más que saciar sus necesidades de lectura, de información. Acuden a nosotros para solucionar su tiempo libre, sus carencias informacionales, su necesidad de espacios abiertos a los nuevos retos que se plantea la administración digital, etc. Y como siempre, las bibliotecas y los profesionales están, y lo hacen para atenderles y solucionar. Nos hemos convertido, además, en solucionadores, y la sociedad nos valora por ello, es una realidad. 


¿Qué destacarías para los profesionales de nuestro sector, que nos deparan los tiempos presentes y venideros? 

Sin duda, una mayor conciencia social, aunque siempre la hayamos tenido, pero en este momento le ponemos nombre y apellidos a cuestiones que desde las bibliotecas, y sobre todo desde las bibliotecas públicas municipales, se ha realizado desde siempre. Ahora es tiempo de contarlo y compartirlo, verbalizar las acciones que se realizan, más allá de nuestra actividad propia, nos toca contar lo que hacemos por la sociedad y por supuesto, medir la repercusión que tiene en ésta.

Por todos es asumido ya el valor social de las bibliotecas, pero ¿cuál crees que es el verdadero valor de nuestra profesión para la sociedad actual? 

El mayor valor de nuestra profesión para la sociedad actual es sin duda nuestro compromiso en ella, con la sociedad, y por tanto se debe reconocer por parte de la administración, en todos los sentidos. Una vez más, los bibliotecarios ponemos nuestras ganas y voluntad, y esto debe ser valorado por nuestros superiores, políticos, gestores culturales, porque la sociedad en general, nuestros usuarios, lo hacen cada día.

¿Qué crees que aportas a las Jornadas Bibliotecarias de Andalucía? 

Espero que mi labor con la coordinación del Comité Científico, sea útil y podamos satisfacer, con el programa que hemos elaborado, el interés y las expectativas creadas para las 19jba. Hemos aprendido mucho mientras lo estábamos elaborando, y agradezco enormemente a tod@s los miembros del Comité su colaboración y especialmente al Tomás Bustamante, el Presidente de la AAB. Se han implicado para buscar las mejores y más reconocidas experiencias, los ponentes más punteros sobre el lema de las jornadas, y que estén con nosotros en octubre próximo. Igualmente agradezco la participación totalmente desinteresada de todos los ponentes, entusiasmados, al igual que nosotros por estar en Huelva y en este foro compartiendo debate, aprendiendo y colaborando con la AAB.

¿Huelva, lugar perfecto para hablar de la la biblioteca social, bibliotecas y sociedad?

Sin duda, Huelva está ya dispuesta para acogernos, con este tema o con cualquier otro. Huelva y la AAB, con estas XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía, se unen a la celebración del 525 aniversario del descubrimiento de América, como lugar de encuentro entre dos mundos, y de ello hablaremos en la ponencia inaugural, de la labor social de la biblioteca y en la imagen que la sociedad tiene de ellas y de nuestra profesión.

¿Cuál es tu opinión de la labor desarrollada por la Asociación Andaluza de Bibliotecarios?

Solo decir que desde la AAB se respira realmente por la profesión, y sobre todo por las personas, y a eso yo me apunto.

¿Qué le dirías al resto de los profesionales andaluces para que compartan con nosotros nuestras Jornadas?

Decirles que es el momento y el lugar para volver a encontrarnos, o para conocernos, para debatir, para hablar de nuestras cosas, para aprender tod@ de tod@s, y para pasarlo muy bien. Está todo dispuesto, lo hemos diseñado con el mayor entusiasmo posible, y tendremos un novedoso formato, solo faltan los invitados de esta fiesta, OS ESPERAMOS EN HUELVA!!!!!




martes, 30 de mayo de 2017

PROGRAMA CIENTÍFICO DE LAS XIX JORNADAS BIBLIOTECARIAS DE ANDALUCÍA

En octubre de este año, durante los días 20 y 21, se van a celebrar en Huelva las XIX Jornadas Bibliotecarias de Andalucía #19JBA, jornadas que llevan ya más de 35 años celebrándose y a las cuales está prevista la asistencia de más de 300 bibliotecarios procedentes de bibliotecas públicas, universitarias y especializadas de toda Andalucía, España, e incluso de fuera de nuestra fronteras.
Desde la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, organizadora de dichas Jornadas, te invitamos a participar en las mismas.
Adjunto remitimos el programa científico, que esperamos sea de vuestro total interés: https://www.aab.es/jornadas/xix-jornadas-bibliotecarias-de-andaluc%C3%ADa/programa-cient%C3%ADfico/
Desde la AAB, hemos realizado un gran esfuerzo para ofrecer unos precios muy asequibles al bolsillo y un programa científico y social rico y variado, todo para que esto te anime a venir y compartir con nosotros esos días en Huelva. Te puedes inscribir a través del siguiente formulario web: https://www.aab.es/jornadas/xix-jornadas-bibliotecarias-de-andaluc%C3%ADa/formulario-de-inscripci%C3%B3n-y-precios/
Ahora es el momento de que todos los bibliotecarios nos unamos y participemos, compartiendo experiencias e intercambiando impresiones profesionales.
Tenemos unas estupendas Jornadas con muchas sorpresas en las que sólo nos faltas tú para que sean todo un éxito.
Agrademos tu atención, esperamos verte en Huelva.